News

"Una mancha en el escudo"


La épica escribió un poema de luz. La felicidad se deslizó por las vértebras de la victoria. Las jugadoras sintieron que son las mejores del mundo. Nosotros que hemos asistido al nacimiento de otra leyenda. Después de la hazaña pasa el tiempo y todo se vuelve a ver. Aquel gol de <strong>Olga</strong>. Los titulares del mundo. La pausa de <strong>Aitana</strong>. La solidez defensiva de <strong>Paredes</strong>. La velocidad de <u>Salma</u>. La madurez de JennI. El hambre de victoria… No debe haber ni un solo segundo que no sea para rendirnos a las campeonas. Pero esta vez se coló un aguafiestas en la ceremonia: nada menos que <strong>Rubiales</strong>, el presidente. Con su torpeza machista ha conseguido una atención que debería haber sido para las jugadoras. Aunque solo sea por eso, debe dimitir.

Seguir leyendo



Source link

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button