News

Teresa Portela, con el K4, con pie y medio en sus sptimos Juegos


Sentada en el muelle, Teresa Portela, un nombre tan importante para el piragismo mundial que las hay por duplicado -la otra, la portuguesa, fue plata en los Campeonatos del Mundo del ao pasado-, se abrazaba a sus compaeras del k4 500 sin dejarse llevar por las emociones. Se senta orgullosa. La primera prueba de los Mundiales de Duisburgo haba salido niquelada. La victoria en la serie les garantizaba una plaza en la final del viernes y prcticamente el billete para los Juegos Olmpicos de Pars. Sus sptimos. Como Jess Garca Bragado. Y como nadie ms en Espaa.

Slo ser necesario que el viernes, da duro, semifinales y final en una misma jornada, Mxico y Nueva Zelanda, dos embarcaciones muy serias, entren en la regata definitiva. Hay diez plazas olmpicas, pero con la necesidad de que en esa final estn representados al menos tres continentes. Parece ‘chupao’.

Ser el premio a una carrera soberbia del cuarteto que forma con Sara Ouzande, Estefana Fernndez y Carolina Garca Otero. Dos del 96 y una del 99. Insultantemente jvenes para una deportista que llegara a Francia con 42 aos. “Esta embarcacin es nuestra esperanza”, deca la vspera Ekaitz Saies, el director deportivo de la federacin. La entrada de Estefana, la segunda de la embarcacin, la devota de la “estrategia”, la encargada de levantar la piraga despues de que Sara, un talentazo, encienda la chispa, haba reforzado an ms el cuarteto. Apenas se han dejado ver en la primavera. Fueron segundas en la Copa del Mundo de Szeged y fue suficiente. El resto se trabaj fuera de los focos. “Somos un equipo y trabajamos todas juntas, pero tener a Portela en el barco es un plus”, reconoce Carolina.

En una pista que era un plato, humedad disparada y casi 30 grados al medioda, las espaolas salieron a todo gas. Llevaban al lado a las neocelandesas, lideradas por Lisa Carrington, que es una institucin con cinco oros olmpicos y 12 del mundo. Sincronizadas como un ballet, el cuarteto pale enseando la proa a todas las competidoras. A mitad de prueba, los 250 metros, iban dos dcimas mejores que las ocenicas, tambin renovadas con tres palistas ‘centenials’, nacidas tras el 2000.

“Una regata perfecta”

“Tenamos que hacer nuestra regata. Desde delante yo estaba notando el barco sper bien. Nos sali una regata perfecta”, revel Ouzande, la asturiana que el ao pasado fue subcampeona del mundo de k2 200 junto a Portela.

Nueva Zelanda apret al final, pero las espaolas aguantaron casi toda la renta. Ganaron por 18 centsimas. Un suspiro, pero un mundo por lo que significa. “Ha sido una regata increble”, enton la veterana palista. “Estoy muy ilusionada con este K4. Es un pasito ms para los Juegos de Pars. Es un gran proyecto y ahora el viernes hay que darlo todo, no ponernos lmites. Sabemos lo que tenemos que hacer y slo con eso ir muy bien”.





Source link

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button