News

Seleccin espaola: Y si Rubiales nos hubiera cado bien?


El viernes vi el discurso de Rubiales en el trabajo y con Twitter abierto. De vez en cuando salpicaba unas palabras en la caja, pero siempre las acababa borrando porque la barbaridad que entraba por mis odos era inabarcable por mis dedos. Admiro a los que pudieron tuitear prrafos enteros en tal estado de perplejidad. Al final no escrib nada, pero he ledo mucho. Y casi todo bueno, aunque lo que

yo leo en redes sociales es lo que yo quiero leer. Por eso el da de las elecciones siempre me sorprendo y me pregunto cmo pueden pasar las cosas que pasan. Pero de todo lo que he ledo he echado en falta una cosa.

A los jugadores de la Seleccin

. Porque Rubiales no era nicamente el presidente de la Seleccin femenina.

Algo tendran que decir

. Aunque entiendo tambin que no les resulte fcil. No por miedo. Por idiosincrasia.
Los futbolistas masculinos

viven desde muy nios en un entorno de hombres

, muchas veces un ambiente machista. Y no slo los futbolistas. Pero de ah tambin se sale.

Se cura teniendo amigas feministas, compaeras feministas, parejas feministas

. Aprendiendo lo que es el privilegio. Los privilegios. Es desalentador pensar que, adems de una cuestin de gnero,

existe en la razn de este silencio otra diferencia de clase

. Que los futbolistas se puedan sentir

ms cercanos al patrn que a sus compaeras

. Quizs van ms por ah los tiros que por un supuesto miedo a perder futuras convocatorias.
Salvo contadas excepciones,

ellos tambin van a quedar sealados por quedarse al margen de una ola

que no naci el pasado domingo. No se puede separar el terremoto de su contexto previo. Por un lado, la rebelin en la Seleccin femenina y el partido que tom el presidente por Vilda

desde el primer momento y hasta la reivindicacin testicular del palco

. Por otro, el hecho de que

Rubiales cae mal

. Por sus polmicas anteriores, por su forma de ser, por su forma de hablar, por lo que sea. Pero cae mal.

Y ha sido un hecho facilitador para la repulsa comunitaria.

Imaginemos que

el acto contra Jenni Hermoso

lo ejecuta un presidente con buena imagen, que cae simptico y con carisma. Por poner dos nombres con esas caractersticas (y a los que no me imagino en esa situacin),

Pau Gasol o Rafa Nadal

. La condena hubiera sido tan firme y unnime?

Lo hubiramos intentado justificar o defender?

Y si hubiera sido tu amigo?

Un abuso es un abuso y un acto machista es un acto machista lo cometa la persona que peor te cae del planeta o tu mejor colega

. Si el beso lo hubieran propinado Gasol o Nadal… diramos que no es para tanto? Que cmo van a ser ellos agresores machistas? En la misma situacin y con las mismas imgenes y el mismo testimonio de Jenni.

Me temo la respuesta.

Por ‘fortuna’ ha sido Rubiales

y la condena global nos permite avanzar

hasta que lleguemos a un da en el que, si el del piquito es tu amigo, aunque slo sea por no desdecirte de todo lo de estos das,

tambin te pongas del lado de la Jenni a la que le toque sufrirlo.

Del que aplaudi a rabiar cuando escuch “falso feminismo”

y al da siguiente quiso echar la ltima palada de tierra sobre la tumba de su jefe

para intentar borrar su bochorno mejor no hablar. El problema no es slo Rubiales. Hasta que no desaparezca el eco de los aplausos del otro da en Las Rozas, el ftbol espaol seguir manchado.

Este contenido es exclusivo para los usuarios registrados





Source link

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button