News

Seleccin Espaa Baloncesto: Espaa pedalea sin ruedines


Comenz sin pap y sin mam, sin el abuelo ni la abuela, el camino que llevar a la seleccin espaola de baloncesto a luchar por su tercer oro mundial el prximo 25 de agosto en Indonesia. Ni Ricky ‘MVP’ Rubio, ni Rudy, ni Llull, ni Abrines, ni Willy Hernangmez salt hoy Espaa al WiZink Center.

El baloncesto de selecciones, y en Espaa no es excepcin, est repleto de jugadores con algo que demostrar. Y en ausencia de los ‘popes’, las ganas de brillar se disparan. Ms cuando an quedan plazas en juego para meterse entre los 12 definitivos que estarn en Yakarta para iniciar. Aunque toca comenzar con un novato cuyo puesto no parece estar abierto a negociaciones.

Santi Aldama jugaba hoy su primer partido oficial bajo normativa FIBA despus de haber partido a la Universidad de Loyola para finalizar su ciclo formativo y renunciar hace un ao a la seleccin para centrarse en una temporada crucial para su futuro NBA. La victoria del pasado Eurobasket le despoja, de momento, de esa responsabilidad del salto generacional que se le habra endosado. Con toda lgica.

Y su debut dej cosas muy interesantes. La primera, su posicin. Con el debate sobre quin ser el ‘cinco’ de esta seleccin, el canario dej claro que, mientras comparta pista con otro interior (Garuba, Sainz, Pradilla e incluso Parra), su presencia estar lejos del aro. Aldama jug en todo momento de cara, y as llegaron dos mates en los dos primeros balones que toc. Atacando el aro con bote como el interior moderno que es.

Otra cosa es la defensa, donde s tendr que pasar obligados minutos de ancla. Ah fue donde dej ms dudas y donde se encontr la razn de la primera bronca marca de la casa que le regal Sergio Scariolo. Tras el tirn de orejas, Aldama cerr el partido con una exhibicin de anotacin en el ltimo cuarto.

Se reencontr Juancho Hernangmez con el baloncesto de lite despus de meses de ostracismo al otro lado del charco y viendo el horizonte ms verde que nunca. Vuelve a Europa para ser uno de los grandes nombres de la Euroliga, pero que no le esperen donde apuntan los focos. Verano a verano, el menor de los Hernangmez (saliesen o no las cosas) ha ido mostrando una acuciada madurez en su juego. Sabiendo esperar al partido sin necesidad de ir a por l cuando no toca.

Y hoy, en un amistoso propicio para lucirse sin tener que repartir protagonismo con el resto de pilares de ‘La Familia’, Juancho fue el mejor desde la sombra. Castigando con triples consecuencia de los sistemas que iniciaban Alberto Daz, Abalde o Jaime Fernndez. Bajando las posaderas para morder en defensa y haciendo de Rudy en ese lado dbil del que Fernndez ha hecho dominio personal. El MVP de la final del pasado europeo (8 triples para 27 puntos) fue una mquina de tomar buenas decisiones y acab con la confianza por los techos del Palacio de los Deportes de Madrid.

Venezuela fue una banda con dos ‘rockstars’ y ninguna orquestacin. Michael Carrera, flamante fichaje de Movistar Estudiantes que tom contacto con el que ser su parqu la prxima temporada en LEB Oro, inici jugndose un triple en la cara de Juancho que abri el marcador. Acabara el primer cuarto con 7 tantos y, posiblemente, menos pases. En sus manos nacieron y murieron demasiadas jugadas de una Venezuela que en el segundo periodo entr en una vorgine de malos tiros sin haber jugado a nada previamente.

Garly Sojo tom la mayora de las posesiones que escaparon a los tirnicos dominios de su compaero para ser el mejor jugador del cuadro ‘Vinotinto’. Al menos en ataque, acabando con 11 puntos. Eso s, dejar tampoco demasiado espacio al ‘coworking’.

Espaa salt al inicio de los cuartos con el ritmo hasta cierto punto lgico de un primer partido de preparacin para una gran competicin como un Mundial. El agosto madrileo no perdona. Acab encontrando siempre el camino a travs de lo individual (Juancho, Aldama, Sebas) y finalizando por la armona colectiva que siempre ha caracterizado a este grupo.

Especialmente sangrante fue el tercer cuarto, iniciado con un parcial de 9 puntos que, aun as, no le sirvi a Venezuela para meterse en el encuentro. Habr momentos en la cita mundialista en los que la pelota no entre, pero la seleccin no debera permitirse unos despistes defensivos y de intensidad que, con total seguridad, no se permitirn cuando haya cosas en juego.





Source link

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button