News

Real Madrid: Con Bellingham pero sin un goleador


En su primer partido oficial en el fútbol español Jude Bellingham dejó una tarjeta de presentación clara. Ha venido para triunfar. La afición de La Catedral vio a un debutante de apenas 20 años erigirse con pasmosa naturalidad en la referencia del juego ofensivo de todo un Real Madrid que desarboló al Athletic durante la primera parte. Un futbolista mayúsculo que aparece por todas las zonas del c

ampo y en todas las fases del juego

,

mostrando una comprensión del mismo y una personalidad arrolladora para tratarse de su estreno

. En su porte aristocrático y su zancada elegante algunos recuerdan a Zidane, otros le comparan con su compatriota Lampard y hay quien evoca nada menos que a Di Stefano por su ubicuidad.
Son tantas y tan notables las condiciones de Bellingham que

Ancelotti no ha dudado en modificar su tradicional 4-3-3 para adaptarlo a un rombo en donde pueda aprovechar el amplio repertorio del todocampista inglés,

que ocupa la posición más cercana al área rival

con una consigna prioritaria por parte de su entrenador: no te cortes, busca la portería y tira siempre que puedas porque necesitamos tus goles.

En realidad, con ese cambio de dibujo táctico Carlo está haciendo de la necesidad virtud.
A fin de cuentas nadie mejor que él es consciente de que, si en las dos próximas semanas Mbappé y el emir de Qatar no lo remedian, esta temporada

le va a tocar manejar una de las plantillas más descompensadas de los últimos tiempos en el Real Madrid

, sobre todo después de esas dos gravísimas lesiones que han dejado a los blancos sin dos de sus futbolistas más decisivos: Courtois y Militao.

El centro del campo es exuberante tanto por calidad como por cantidad pero, bien solventado lo de la portería con Kepa, la zaga y sobre todo la delantera quedan claramente desguarnecidas

sin su mejor defensor y sin un goleador de referencia como Benzema

que en su última temporada, calificada de forma unánime como mala, anotó 31 goles. Baste con recordar que la última vez que el conjunto blanco perdió a su delantero titular y se empeñó en no sustituirlo (2018, cuando la espantada de Cristiano y el aterrizaje postrero de Mariano), Lopetegui duró sólo 10 jornadas al frente del equipo y fue destituido después de una sequía anotadora histórica. Parece difícil que este Madrid sume cuatro derrotas en cinco jornadas de Liga como aquel, pero

resulta evidente que una delantera formada por Vinicius, Rodrygo, Brahim y Joselu es claramente insuficiente

para la enorme exigencia del único club del mundo donde no valen las temporadas de transición.

Ancelotti lo sabe y por eso pidió un delantero (Kane o el que fuera) desde el primer día. No le hicieron caso, así que el dorsal 9 sigue vacante, la opción de una cesión de Vlahovic permanece en el congelador y todos miran de reojo hacia París

.

Este contenido es exclusivo para los usuarios registrados





Source link

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button