News

Real Madrid: Ahora no podemos retroceder tanto


Lgico. Alguien que ha logrado continuar en su puesto despus de conocerse que grab en secreto con un bolgrafo a distintas personalidades, incluido su superior el Ministro de Cultura y Deportes, que contrat detectives para que espiasen a David Aganzo, presidente del sindicato de futbolistas (AFE), o que hizo negocios y reparti comisiones con un futbolista que tomaba parte en la Supercopa com

o Piqu

se siente intocable, invencible

. Es lo que tiene saber que cuentas con el respaldo del presidente del Gobierno.

Licencia para pensar que vale todo.

Hasta que en plena celebracin del Mundial conquistado por la seleccin femenina, con miles de cmaras enfocndole,

cruz la lnea roja

. No se le ocurri otra cosa que plantarle un beso en la boca sin su consentimiento a una de las futbolistas.

Con semejante acto de violencia sexista con una subordinada aprovechndose de su posicin de poder

(que luego tuvo la desfachatez de calificarlo como “un acto sin mala fe por ninguna de las dos partes”),

Rubiales estaba quebrantando ante todo el planeta los principios ms elementales de la igualdad de gnero, una de las banderas del Gobierno de Pedro Snchez

. Y en una sociedad como la nuestra que avanza despacio en materias como el respeto y la igualdad pero todava anda bastante rezagada en la lucha contra el machismo, permitir ese comportamiento de caverncola no es una opcin.

Desde ese momento la cabeza de Luis Rubiales pas a ser una pieza a cobrarse por los polticos, un smbolo con el que dar ejemplo a la sociedad y mandar un mensaje inequvoco

: no vamos a tolerar esas actitudes. Por eso, que Jenni pida en el comunicado que el acto de Rubiales no quede impune da pie a aplicar la Ley del Deporte, en la que el beso del presidente constituye un delito de agresin sexual.
En realidad

todo su comportamiento desde que acab la final fue un esperpento, un catlogo de zafiedades de alguien que demuestra que el cargo le viene grande

puesto que no es capaz de representar a su pas con el mnimo decoro exigible. Desde los gestos obscenos en el palco junto a la Reina hasta las presiones posteriores a Jenni Hermoso para que le ayudara a salir del apuro, pasando por insultos y descalificaciones a todos los ciudadanos que se fueron indignando ante su abuso de poder.
El dao que Rubiales ha hecho a las campeonas del mundo, al ftbol femenino y a la imagen de Espaa es tan grande y

el estallido social que ha provocado alcanza tal intensidad que este episodio slo puede acabar con su dimisin o la inhabilitacin por parte del Gobierno

. Porque la Asamblea Extraordinaria de la Federacin es una pantomima que tiene el valor que tiene: cero. Se trata de un sistema feudal que fomenta el clientelismo y la omert. As que

ahora le toca arremangarse al Gobierno, a travs del CSD y del TAD. Esta vez la sociedad no va a aceptar uno de los tpicos enjuagues con que en Espaa suelen despacharse este tipo de conflictos

. Seremos unos gilipollas, unos tontos del culo y unos pringaos, pero todo tiene un lmite.

Este contenido es exclusivo para los usuarios registrados





Source link

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button