News

Mundial Femenino 2023: El siguiente comunicado debe ser el de dimisin


El rotundo comunicado emitido por Jenni Hermoso a travs de su sindicato, exigiendo medidas ejemplarizantes contra Luis Rubiales supone la puntilla definitiva contra el presidente de la RFEF. La gota que colma el beso.

Desde la Federacin, cuando por fin entendieron la gravedad del asunto, intentaron contar con el socorro de la jugadora como nico asidero posible para que Rubiales pudiera (o al menos pudiera intentar) salir airoso de la situacin. El clamor nacional y mundial iba en aumento. Las peticiones de dimisin aumentaban por segundos. El propio presidente del Gobierno dio una inobjetable indicacin de que se actuase con firmeza.

Rubiales busc el apoyo de Jenni en el mismo avin de vuelta. Intent que le acompaase en el vdeo de disculpas. Ella se neg. Esta misma maana continuaban con el intento de que Hermoso hablase y rebajase el conflicto. Que ofreciese una coartada salvadora. Pero la campeona del mundo ha actuado en la otra direccin, en la lgica de reivindicar respeto para la mujer (y en este caso adems subordinada) y reclamar un castigo acorde con el inapropiado gesto.

Rubiales ya no tiene ninguna defensa. Ni siquiera una aprobacin a mano alzada de la Asamblea de la RFEF podra ya servirle de sujecin. Los responsables de las diversas territoriales no quieren tumbar a su presidente, pero tampoco quieren votar contra la peticin unnime de todo un pas. Slo Rubiales puede evitar el papeln de esa asamblea dimitiendo antes del viernes.

Si no, tendr que ser el CSD quien haga uso de su potestad y enve sin dilacin (no como en otras ocasiones) las denuncias al TAD. El desenlace de ese movimiento no puede ser otro que la inhabilitacin.

Est en juego la reputacin de nuestro pas. El mundo nos est mirando para ver cmo se resuelve este asunto y si se hace de acuerdo a los parmetros de una sociedad que ya no va a frenar en la lucha efectiva por la igualdad.

Rubiales se equivoc con el beso. Ya lo haba hecho previamente con el apretn de genitales en el palco. Fall tambin insultando gravemente en la radio a quienes le recriminaron con prontitud su gesto. Err tambin en su disculpa, enrevesada y tramposa, intentando meter a Jenni en el mismo pack.

Ni la euforia mxima ante un hecho histrico puede justificar ese beso forzado. Jenni se sinti violentada y as lo ha hecho saber con su comunicado.

Rubiales se equivoc gravemente cuando estaba en lo ms alto de la cumbre y ese tropezn le precipita al abismo.

Cuanto ms tarde en dimitir, peor.





Source link

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button