News

Mundial de Baloncesto 2023: ¿Cómo es posible que Juan Núñez no esté en el Real Madrid?


Otro paso más de Juan Núñez en su amanecer con la selección. Una nueva lección de madurez a sus 19 años, que le convierten en el jugador más joven en debutar con España en un Mundial. El base dio otro recital, esta vez ante Brasil, el rival más complicado del grupo, siendo el más valorado (21).

Viendo sus actuaciones cabe preguntarse cómo es posible que no esté jugando en el Real Madrid. Porque dentro de la fuga de jóvenes talentos que sufre el club blanco (Izan Almansa, Baba Miller, Jan Vide…), ningún caso extraña tanto como el de ‘Juanito’, uno de los jugadores con más magia que ha salido de esa cantera. Tuvo que emigrar al Ratiopharm Ulm, donde ha sido campeón de la Liga alemana, pese a que el Madrid no andaba sobrado en el puesto de base, debe ir preparando el relevo para Chacho y Llull y necesitará cupos. Pero su marcha no atiende a razones deportivas. Sólo se entiende desde el despecho. Quería abandonar la agencia de representación en la que trabaja el hijo del responsable de la sección de baloncesto.

Mientras, Núñez, a lo suyo con la selección: a crear juego (cinco asistencias), a dar fluidez, a desplegar su magia, a ayudar al rebote (siete, el que más) y hasta a asumir responsabilidades en ataque (13 puntos con 2/4 en triples). Si dijeran que tiene 30 años y juega su cuarto Mundial, todos nos lo creeríamos, pero sólo era su segunda encuentro en estos torneos.

Ponga un pelirrojo en su equipo. O dos. Víctor Claver y Alberto Díaz llevan dos partidos espectaculares sin necesidad de brillar en exceso. Lo suyo es trabajo desde la oscuridad: defensa, ayudas, forzar faltas en ataque, ni un despiste atrás, meter los tiros liberados… Perfectos en lo que apenas se ve.

A Usman Garuba, fundamental de nuevo, le pudo el ímpetu. El pívot se llevó una técnica después de culminar con un mate un alley-oop a pase de Rudy Fernández. El problema es que se recreó al colgarse del aro y eso, según el reglamento, es sancionable. Después se lanzó al suelo a por un balón como un jabato. Con él en pista, la intensidad nunca falta. Como en la técnica, mejor que sobre a que falte.

El día previo y antes del partido, Marcelinho Huertas se saludó con todos los integrantes de la selección. Ha sido compañero de unos cuantos y rival de todos. Tiene la admiración del baloncesto español por su calidad, su profesionalidad, su ejemplo, su veteranía… No tuvo su mejor encuentro, pero siempre es un placer encontrarse con él. Uno de los nuestros pese a haber nacido en Brasil.





Source link

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button