News

Mundial de Atletismo Budapest 2023: Álvaro Martín: “Nos vamos a dejar la piel por salvar la marcha, que nadie lo dude”


Álvaro Pérez no pierde la humildad ni minutos después de proclamarse bicampeón del mundo en Budapest, un logro del que no podía presumir ningún marchador masculino hasta el momento. Así que sus primeras palabras con la prensa española desplazada a la capital húngara fueron para destacar la calidad de su compañera y amiga María Pérez.

“Yo no tengo la calidad que tiene María Pérez, que tiene un récord del mundo. Ella lo ha hecho mucho más fácil. Yo sabía que si quería intentar hacer esta gesta tenía que emplearme a fondo y así ha sido. La carrera ha sido durísima. Cuando Pintado y Kawano me han cogido tras mi ataque a falta de seis kilómetros iba muerto, sobre todo psicológicamente”, relataba el nuevo rey de la marcha mundial.

Es un grandísimo día para el deporte español, para el atletismo español y para la marcha española

“En los últimos dos kilómetros me he dicho que Pintado estaba mucho más fuerte que yo y que no iba a ganarle físicamente así que había que intentarlo psicológicamente, porque lo último que podría él pensar es que le volviese a atacar, y además con esa fuerza. He sufrido como nadie pero doy gracias a las técnicas psicológicas de Pablo del Río -psicólogo del CAR de Madrid- de autorrefuerzo”, añadía el extremeño analizando su estrategia de carrera.

“Lo he dado todo y no puedo más porque he hecho marca personal en ambas distancias en este campeonato. Es un grandísimo día para el deporte español, para el atletismo español y para la marcha española”, destacaba un exhausto pero feliz Álvaro Martín.

Yo no tengo la calidad que tiene María Pérez, que tiene un récord del mundo. Ella lo ha hecho mucho más fácil

“La prueba ha sido más dura que el 20 km porque las condiciones eran distintas -hacía mucho más calor y humedad-. Teníamos miedo del japonés Kawano porque no había estado en el 20 y venía más fresco y ha sido difícil meterme en carrera porque lo más complicado era no dejarse llevar piscológicamente por el hecho de haber ganado ya un oro. Ahora sólo quiero llegar a mi casa, Extremadura, para celebrarlo con mi club, el Capex, y con toda la gente de Llerena”, confesaba el también bicampeón de Europa de los 20 km marcha.

Ahora tenemos un gran reto el año que viene con los Juegos Olímpicos. Fue muy doloroso los tres cuartos puestos de Tokio 2020. La gente nos daba la enhorabuena pero no estábamos contentos porque sabíamos que podíamos pelear por más. Esperemos que el año que viene los equipos que presente España puedan aspirar a todo”, comentaba Álvaro ya en clave olímpica.

Ahora tenemos un gran reto el año que viene con los Juegos Olímpicos; fue muy doloroso los tres cuartos puestos de Tokio 2020

Entre los miembros de la prensa española se comentó el hecho de que Sebastian Coe, presidente de World Athletics, no ha hecho acto de presencia en el circuito de la marcha en los tres días en los que ha habido pruebas, prueba más que evidente de su falta de compromiso con una especialidad que corre el serio peligro de desaparecer del programa olímpico.

“A posteriori del campeonato tenemos que hablar con otros marchadores y vamos a intentar reunirnos para ver qué podemos hacer. No me quiero centrar ahora en ello pero nuestra disciplina está en riesgo. Lo vamos a salvar en octubre -el COI decide en Bombay el programa de Los Angeles 2028-, no me cabe duda, porque nos vamos a dejar la piel”, avisaba el Álvaro más reivindicativo, el que abandera la lucha por la defensa de su especialidad.

No me siento una leyenda, en absoluto. Para empezar hay que tener medallas olímpicas y no tengo el honor de tenerlas

El extremeño admitía también que soñar con dos oros era demasiado: “No, hay que ser honesto. Estaba muy bien, había entrenado muy bien, y sabía que ganar una medalla sería increíble. Ganar el oro es la hostia y cuando por ello la gente da por hecho que iba a ganar una segunda yo decía ‘piano, piano’ porque el resto también son muy buenos. Yo solo pensaba en hacer mi carrera. Si hemos podido ganar otra medalla es porque somos realistas pero también ambiciosos“.

Una ambición que está a la altura de su humildad, y eso es mucho decir: “No me siento una leyenda, en absoluto. Para empezar hay que tener medallas olímpicas y no tengo el honor de tenerlas. Hoy ha sido histórico pero a ver si podemos seguir ampliando mi palmarés, y también el de María. Igual Miguel Ángel López, Raquel González o Marc Tur no han tenido su día. Cristina Montesinos lo ha hecho muy bien. Nosotros no hablamos de leyendas, hablamos del legado de la marcha española, de seguir. Que no haya una generación muy buena y después desaparezca sino que sigan apareciendo más atletas y podamos seguir peleando”.





Source link

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button