News

Laura, un reto en pleno tratamiento: “¿Yo una cagada? Esa llamada me tocó…”


Llevo cuatro operaciones desde que me diagnosticaron en diciembre de 2020 un cáncer de mama algo agresivo. La última fue en febrero y aún estoy en tratamiento. En marzo de este año recibo una llamada de Eric Frattini que cambió mi camino oncológico y que hizo que hoy esté aquí en este paraíso”.

Laura, un reto en pleno tratamiento: “¿Yo una cagada? Esa llamada me tocó…”

Laura Villa, turolense de 39 años, nos cuenta con el imponente Monte Fitz Roy de fondo un momento que fue definitivo para que hoy en día forme parte de la expedición del noveno Reto Pelayo Vida.

-Hace 15 días que me han operado, no tengo fuerzas y no me veo capaz de afrontar este reto aunque mi marido me haya apuntado.

-Eres una cagada.

Así acabó la conversación telefónica entre Laura y Frattini, el creador del reto allá por 2015. Pero algo hizo cambiar de opinión a esta maestra de educación especial: “Esa llamada me tocó y me hizo reflexionar. No quería que la gente pensara que después de un cáncer no se pudiera hacer algo como esto. Cogí el teléfono, le llamé y le dije que quería probar en la preselección que se iba a hacer en Sierra Nevada. Sin entrenar, con el corazón tocado por la quimio, pasé de estar en el sillón de mi casa a superar las pruebas en Sierra Nevada. Me costaron mucho, muchísimo, fueron muy duras, no había hecho nada de deporte en mucho tiempo, conseguir llegar a la cima del Veleta fue un impulso brutal para mi recuperación”.

-Estás seleccionada entre las siete finalistas. Ahora toca ir a los Alpes para la decisión final.

-No sé Eric, no sé si voy a poder.

-¿Otra vez? Has superado las pruebas en Sierra Nevada y ahora te cagas de nuevo. No te mereces que te llame.

“De repente, dije: si he podido una vez voy a poder la siguiente. Entonces le prometí que iría a los Alpes y que si tenía que subir aquellas montañas a cuatro patas, lo haría. Fue un fin de semana increíble en el que superé todas las pruebas con la ayuda de mis maravillosas compañeras”, recuerda emociona Laura.

Entonces llegó la tercera llamada.

-Laura, has sido seleccionada para ser una de las cinco mujeres del Reto Patagonia 2023.

Sudor y lágrimas

“Me dio miedo, estaba muy débil todavía y sabía que tenía por delante muchas horas de entrenamiento y dedicación para llegar bien preparada. Rocío (la directora del Reto) nos ha ayudado mucho con su plan estricto como si fuéramos deportistas de élite, pero es cierto que el inicio fue muy duro: me costó sudor y lágrimas”, señala.

“Poco a poco empecé a recuperar el músculo, los análisis estaban perfectos, el corazón lo tenía débil por la quimio pero iba mejor, el deporte me ayudó a eliminar toxicidad y los niveles están ahora muy bajos. Estoy alucinada con mi mejoría desde marzo y aquí con estos paisajes, es un sueño”, nos cuenta a MARCA Laura orgullosa de estar en esta novena edición del Reto Pelayo Vida en Patagonia.

El pueblo turolense de Cella la ha nombrado hija predilecta y desde la distancia, a más de 12.000 kilómetros, siguen la aventura de Laura, aunque ella se sienta en cierta parte incómoda por las continuas muestras de cariño: “Es que hay muchas mujeres con cáncer como yo que están sufriendo y que son supervalientes. De verdad que no creo que mi caso sea especial. Todas lo pasamos mal, especialmente por la gente que nos rodea, por nuestros padres, hijos, marido… Es importante que mentalmente estemos fuertes, sonriamos, superemos el duelo pronto y disfrutemos de la vida”.

Laura Villa quiere también mandar un mensaje para recalcar la dificultad añadida en la España vaciada para mujeres con cáncer: “Muchas tenemos que hacer kilómetros y kilómetros para el tratamiento. Viajamos echas polvo, hay que esperar a que todas las personas que van en la ambulancia acaben, es más duro si cabe…”.

Primera etapa superada

El ascenso al Cerro Gorra Blanca ha comenzado con la compañía de una incesante lluvia y un racheado viento que acompaña a la expedición del Reto Pelayo Vida hasta el refugio de la Piedra del Fraile, donde esperan a que las condiciones metereológicas mejoren para seguir su andadura en el Parque Nacional de los Glaciares.

En un escenario tan inhóspito como bello, Laura recuerda aquel diciembre de 2020 en el que la diagnosticaron el cáncer de mama y solo tres días después recibió aquellos vídeos del Reto Pelayo Vida que la cambiaron el ánimo y la vida: “Vi a cinco mujeres increíbles que habían superado el cáncer, con un mensaje de fuerza y esperanza que me transmitieron una positividad tremenda cuando yo estaba en pleno proceso de duelo. Esto marcó mi camino con el cáncer y ahora solo espero que yo sea capaz de hacer lo mismo con otras mujeres. Vamos a por ello en este paraíso de montañas y hielo”.





Source link

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button